Bohemia del Sur

La región fue administrada durante siglos por gente de acuerdo con las exigencias de la naturaleza. Sorprenderá a cada visitante con su belleza. Quién venga a buscar monumentos históricos entenderá cuán ilustrados y ricos debían ser los linajes nobles y cuán extraordinarios eran los artistas y artesanos que vivían aquí.

Datos de contacto 

South Bohemia Convention Bureau
U Zimního stadionu 1952/2
370 76 České Budějovice
Czech Republic
Tel.: +420 387 201 283
Email: info@jccr_cz

Página Web
www.southbohemiaconvention.com

Dejaron aquí para las generaciones venideras un sinfín de monumentos culturalmente históricos como una evidencia de su historia rica y variada – ciudades antiguas, llenas de vida y cultura, majestuosas iglesias góticas, palacios renacentistas de ensueño, monasterios, edificios de arquitectura popular, interesantes construcciones técnicas que incluyen los ingeniosos sistemas de estanques.

Sin embargo, Bohemia del Sur tiene, gracias a la ausencia de grandes empresas industriales, un alto valor paisajístico. Lo evidencia el gran número de áreas declaradas protegidas. Bohemia del Sur es una región con un sinfín de estanques, pinares y extensos tremedales, siluetas de pueblos e iglesias rústicas, que armonizan a la perfección con las blancas granjas de Blata. Esta es la imagen del paisaje típico de Bohemia del Sur en los alrededores de České Budějovice, Třeboň o Veselí nad Lužnicí. Sin embargo, la Bohemia del Sur es también el paisaje crudo montañoso de Šumava, montaňas Novohradské hory y el bosque Blanský les. Un sinfín de bellezas se ofrece también en la zona suroeste de Jindřichův Hradec – gracias a su naturaleza intacta, bloques de granito esparcidos, picos altos y estancos grandes se conoce merecidamente como el Canadá Checo.

La región delimita al Norte con la pintoresca región de Písek en las cuencas de los ríos Moldava y Otava y la región de Tábor, famosa sobre todo por su época husita. Las fronteras actuales entre Bohemia del Sur, Austria y Alemania dividen el paisaje, cuya historia ha sido muchas veces unida a un linaje noble con intereses comunes de poder. La posición de la región influye también en su riqueza cultural – influencias culturales del áspero Norte germánico y anglosajón chocaban con el refinado arte de los maestros italianos renacentistas. Pero las ciudades no son museos históricos al aire libre, al contrario, la vida cotidiana fluye en ellos en un ambiente irrepetible. Venga, quédese un rato, vuelva otra vez.

Historia

La posición de Bohemia del Sur, que hoy en día forma la frontera con Alemania y Austria, ha influido en la historia de la región desde siempre.

Las evidencias más antiguas de la presencia del hombre en esta zona se remontan 250.000 años antes de Cristo; la región fue poblada de manera más estable hace unos cuatro mil años. Primero vinieron los Celtas, después los Germánicos, en el siglo VI de nuestra era vinieron los Eslavos. Estos últimos se asentaron allí permanentemente. En esa época se construyó en el Sur de Bohemia una red de pueblos-fortalezas. Gracias a la posición ventajosa del territorio se cruzaban allí numerosas rutas comerciales, por las que se llevaban del Norte al Sur artículos preciosos – productos de bronce, telas caras, cremas, especias, sal. Entre las más famosas se cuenta la Ruta Dorada que venía del Passau bávaro.

El paisaje relativamente tranquilo con aspecto romántico con un excepcional número de monumentos históricos da la impresión de un desarrollo calmado del territorio. Pero en realidad no fue así. Bohemia del Sur ha tenido muchas veces un papel decisivo en el desarrollo del estado checo y las actividades locales muchas veces han influido en la historia de la Europa Central.

La primera vez ocurrió en el siglo XII, cuando el linaje de Witigo pasó a controlar el territorio de Bohemia del Sur. Este linaje se convirtió en el rival de los monarcas Premislidas. Las disputas por fortalecer el poder monárquico resultaron en la fundación de una serie de pueblos en Bohemia del Sur (ciudades reales Písek, České Budějovice o de servidumbre Český Krumlov, Třeboň) y con la creación de una red de castillos medievales, ciudades pequeñas y pueblos. La fundación de muchas sedes locales datan del siglo XIII y XIV. Por entonces aumentó la importancia de los linajes señoriales, por ejemplo de los Rosenberg. Sus dominios familiares se encontraban casi en todas partes de Bohemia del Sur.

En el siglo XV el movimiento husita afectó la vida de toda Europa Central. Su epicentro fue precisamente Bohemia del Sur, mejor dicho la ciudad de Tábor, que está conectada con los nombres de Jan Hus, Jan Žižka de Trocnov y Petr Chelčický. Las luchas medievales por la reforma de la iglesia católica trajeron por un lado el deterioro de relaciones económicas y sociales, la destrucción de monasterios y bienes culturales, pero por otro lado se convirtieron en la base del inicio de las reformas y más tarde en un auge cultural de la Europa Central.

En el siglo XVI, gracias a la introducción de nuevas formas de administración, empezó un importante desarrollo de la industria cervecera y piscícola de Bohemia del Sur. El mérito es sobre todo de los señores de Hradec y los Rosenberg, los linajes de la rosa de cinco pétalos que luce en sus escudos y que se conserva hasta hoy en día en el emblema de muchas ciudades de Bohemia del Sur y también en el escudo de la Región de Bohemia del Sur. En relación con estos eventos, con la construcción del sistema de estanques de Třeboň, son reconocidos también los nombres de los regentes de Rosenberg como Štěpánek Netolický y Jakub Krčín de Jelčany.

Después de la guerra de 30 años, poco a poco, esta región se ha ido enlazando con la actividad de los linajes nobles de los Buquoy, Eggenberg y Schwarzenberg.

En los siguientes años los habitantes de Bohemia del Sur ya no afectaron el curso de la historia checa (con unas pocas excepciones), aún así, este territorio está ligado al destino de muchos destacados checos y alemanes: el empresario Adalbert Lanna, el constructor Josef Rosenauer, el electrotécnico František Křižík, el escritor Karel Klostermann, el poeta Adalbert Stifter y muchos otros.

La deportación de los alemanes y la bajada del telón de acero después de 1945 en las fronteras austriaca y alemana representaron un gran obstáculo para el subsiguiente desarrollo de Bohemia del Sur. Las partes más afectadas eran las zonas fronterizas y montañosas – la industria allí contribuyó poco a la prosperidad, pero el paisaje sureño se mantuvo hasta hoy en día como una de las zonas mejor conservadas, limpias y hermosas de la República Checa.

Monumentos

Las construcciones monumentales románicas (el monasterio en Milevsko) y sobre todo góticas (monasterios en Vyšší Brod y Zlatá Koruna, un sinfín de castillos, fortalezas y centros municipales) recuerdan el pasado antiguo. Los monumentos renacentistas de la época del gobierno de los Rosenberg y los señores de Hradec son majestuosos. Las huellas de esta época se pueden encontrar en las sedes individuales y también en los complejos municipales de Český Krumlov, Jindřichův Hradec, Prachatice, Slavonice, Třeboň y otros. Los típicos elementos de la arquitectura popular sureña es desde el siglo XVIII el así llamado barroco rural. Uno de los ejemplos más bonitos se encuentra en el municipio de Holašovice cerca de České Budějovice. Esta maravilla fue incluida a la lista del patrimonio mundial cultural de la UNESCO en 1998. Pero una visita también se la merecen los pueblos de la zona Hlubocká blata y Soběslavská blata.

Más información